Blefaroespasmo o un tic en el ojo: aprende a distinguirlos

El blefaroespasmo se produce cuando el músculo orbicular se contrae de forma involuntaria. Este músculo encargado de cerrar y abrir los párpados puede provocar el movimiento involuntario además de músculos del cuello y la cabeza. Generalmente activa el mecanismo que cierra el párpado superior, aunque puede pasar en el inferior o ambos.

Estos espasmos pueden tener diferentes duraciones, así como intensidades. Suele ir de menos a más. La buena noticia es que una vez empiezan a ocurrir de forma intermitente, luego desaparecen a los días.

Generalmente para la persona que lo padece suele ser muy molesto, pero es muy difícil de percibir para las personas que no lo sufren. Incluso aunque estén cerca de alguien que esté padeciendo los espasmos del músculo orbicular. Así que, si los sufres seguramente tú seas la única persona que sabe que está ocurriendo.

El problema viene cuando las contracciones son muy intensas y cierran el ojo por completo. También, tienen una duración más larga que los espasmos normales.

Causas

Las principales causas que provocan que el párpado se contraiga de forma involuntaria son:

  • La fatiga.
  • El estrés.
  • La cafeína.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Tabaco.
  • Irritación del ojo.
  • Efectos secundarios de medicación.

Una vez estos espasmos se vuelven crónicos reciben el nombre de Blefaroespasmo esencial benigno. Esta definición se da cuando no se encuentra el origen o causa que lo provoca.

Entonces a raíz de estas posibles causas se recomienda descansar bien. Es muy importante que el cuerpo repose y consiga liberar todo el cansancio acumulado. Por eso mismo es importante cuidar el tiempo que tenemos para descansar.

La falta de sueño puede no solo aumentar los niveles de estrés y la forma en la que respondemos a las situaciones cotidianas. La fatiga puede condicionar el comportamiento habitual que podemos tener, ya que nos encontramos más irritados. El problema surge cuando además de descansar mal, intentamos seguir el ritmo tirando a base de bebidas energéticas o de cafeína. Es una forma de forzar el organismo, pero a la vez aumenta los niveles de estrés porque estás tocando el sistema nervioso del cuerpo para evitar la sensación de cansancio.

Pero ¿Cómo afecta esto a mis ojos? El no descansar debidamente produce que tus ojos se encuentren más resecos, más llorosos de lo normal e incluso permanezcas con ellos hinchados durante un largo tiempo hasta que consigas descansar. Hay que tener cuidado también con la deshidratación.

 Dormir puede hacer que al día siguiente amanezcas con los ojos hinchados porque se acumula líquido en el tejido circundante del globo ocular. La mejor solución es descansar adecuadamente y beber agua. También cabría probar si dejando de tocar café se elimina los espasmos del párpado.

La irritación de los ojos es otro causante del parpadeo involuntario. Pasar muchas horas delante de un ordenador o una pantalla puede provocar que nuestro ojo necesite lubricar cada vez más rápido. Para los parpadeos leves por irritación recomendamos el uso de colirio hidratante.

Intentar reducir la ingesta de alcohol y cafeína puede reducir los parpadeos. Esto se debe a que sin estas sustancias en el organismo se puede rebajar la tensión ocular.

Cuando acudir a un especialista

Si después de 2 semanas sigues con el mismo parpadeo involuntario es recomendable que acuda a un especialista para que empiece a trabajar en él. De esta forma logrará encontrar un tratamiento eficaz para poner fin a su afección.

De nuevo recalcamos los tipos de espasmos que hay:

Espasmo palpebral: suele darse a modo de temblor en el párpado. Está más relacionado con la falta de sueño, el estrés y el abuso de bebidas energéticas y café. No suele durar más de 2 semanas.

Blefaroespasmo benigno esencial: cuando la causa no se identifica. Suele afectar a los 2 ojos, provoca el cierre involuntario de forma crónica. Es más intenso que el espasmo palpebral. El problema surge cuando no se trata con antelación porque suele ir a más. De tal forma, puede llegar a ser invalidante ya que cierra los ojos en cualquier momento y con una duración que puede ser de un instante a unos segundos.

Cabe señalar que esta afección suele aparecer sobre los 50 años y es más común en mujeres.

Soluciones

A partir del estudio de su caso, el doctor creará una ruta a seguir para tomar las acciones necesarias que pondrán fin a los parpadeos involuntarios. Como se ha dicho antes, si perduran después de 2 semanas sería importante que acudiese a un profesional. Generalmente con descanso y buena alimentación se deberían ir los espasmos leves. Si el problema es debido a la irritación de los ojos, con colirio debería curarse.

En el caso del blefaroespasmo, es posible que necesite cirugía. El especialista tratará el músculo que provoca los espasmos para solucionar el problema. Recuerde que, si lleva más de 2 semanas con espasmos en los ojos, es importante que se ponga en contacto con un especialista. Puede rellenar el formulario de contacto y le llamaremos lo antes posible. La prevención es primordial para achacar el blefaroespasmo

Comparte

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)
0 / 5

Your page rank:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos.

Responsable: ANTONIO JIMÉNEZ ORTIZ
Finalidad: Poder atender y gestionar los diferentes pedidos, solicitudes, consultas y resolución de dudas de los usuarios, así como poder realizar estudios estadísticos que ayuden a mejorar el funcionamiento de la página web y a informar de forma puntual.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se comunicarán datos a terceros, salvo obligación legal. La información es tratada con la máxima confidencialidad, siendo alojados en un servidor seguro. Tu dirección de correo electrónico se utilizará únicamente para dar respuesta a sus consultas realizadas a través de los formularios existentes en el sitio web, así como para informarle de las novedades.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, derechos que puedes ejercer enviando un correo electrónico a contacto@clinicajimenezortiz.com.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.